--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



for these times

A veces nos asalta una duda egoista...


"(...) cuando esos diferentes alcancen el poder y construyan un mundo diferente, ¿serán tan diferentes como para dejar que sigamos siendo diferentes de ellos?" ((H. Caligaris))

...................................................................................................................

sábado, 31 de enero de 2009

¿PUEDE LA DEMOCRACIA SER CUALQUIER COSA?

"Es nuestra forma de utilizar las palabras 'democracia' y 'gobierno democrático' la que produce mayor confusión. A menos que se definan claramente esas palabras y se llegue a un acuerdo sobre las definiciones la gente vivirá en una inextricable confusión de ideas, para beneficio de demagogos y déspotas" TOCQUEVILLE


Bien es sabido que el concepto de democracia se presta a la multivocidad y a la dispersión. Que no existe el autor, único y destacado, de la obra de la democracia; digo, un autor tal como lo es Marx del socialismo.
A lo que quiero ir con esto es a lo siguiente, cito a Sartori: "Entre las condiciones para la democracia, la que menos se invoca es que las ideas erróneas sobre la democracia determinan que la democracia funcione mal"
Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial no se dudaba acerca de si los regímenes comunistas y fascistas eran o no democráticos y esos mismos poderes tampoco pretendían lo contrario. Las democracias se encontraban en Occidente, o al menos estaban inspiradas por Occidente.

De aquel tiempo a esta parte la acusación de antidemocrática, dirigida hacia la actitud o la actividad, se lanza con frecuencia contra otros, pero los teóricos y políticos siempre se empeñan en destacar el elemento democrático en todo lo q propugnan y defienden, sean instituciones, ideas, etc.
La democracia ha llegado a ser una palabra universalmente honorable.

"(...) en el caso de un término como democracia no solamente no existe una definición aceptada por todos, sino que el intento de formularla encuentra resistencia por todas partes. Los defensores de cualquier tipo de régimen pretenden que es una democracia y temen tener que dejar de usar la palabra si se sintieran atados por un significado cualquiera" ORWELL
La democracia aún tiene enemigos, pero ahora se la evita mejor en su propio nombre y por medio de su propio nombre, ejemplos abundan. Claro que el mismo concepto de democracia se ha ido apartando de aquella corriente central que le dio vida (que viene de la antigüedad con Platón y Aristóteles), debido en gran parte a la amplitud del mismo término, omnicomprensivo. Y que, además, se han fortalecido distintas tendencias intelectuales que han matizado y condicionado el término. Todas cuestiones a las que se le agrega un elemento básico: la degradación del vocabulario político.

Hasta la década de los cuarenta la gente sabía qué era la democracia y, o bien la deseaba o la rechazaba, pero desde entonces todos decimos que queremos democracia.

Sin embargo, lo que la democracia sea no puede separarse de lo que la democracia debiera ser.

Cualquiera sea la forma elegida para llevar adelante la democracia, debe entenderse por ella, no una mera ideología, sino un método, una forma, un conjunto de reglas de procedimiento que deben seguirse para la formación de un gobierno y la toma de las decisiones políticas. Ya que es por eso que es compatible con diversas ideologías. Y ello sin dejar de recordar que hay un conjunto de ideas, valores esenciales y por ello mismo intrínsecos, que se hallan asociadas a la democracia, como la solución pacífica de los conflictos sociales, la eliminación de la violencia institucional, el respeto por las minorías, la alternancia de la clase política, la tolerancia, y todo esto y más, en un marco de respeto fundamental por las libertades individuales.

Una democracia existe sólo mientras sus ideales y valores la crean.

Podemos aceptar que el término democracia comprenda diversos significados. Pero que pueda significar cualquier cosa ya es demasiado

sábado, 24 de enero de 2009

La esencial intolerancia del PENSAMIENTO POLÍTICAMENTE CORRECTO

a continuación les paso un estracto que hice de una entrevista interesantísima a Vladimir Volkoff, por Marc Vittelio[traducción de Damián Verde]

—¿Cuál es su definición de lo "políticamente correcto"?—Lo políticamente correcto tal y como lo conocemos en la actualidad representa la entropía del pensamiento político. Como tal, es de imposible definición puesto que carece de un verdadero contenido. Su fundamento básico es aquello del "todo vale".
En él encontramos restos de un cristianismo degradado, de un socialismo reivindicativo, de un economicismo marxista, y de un freudismo en permanente rebelión contra la moral del yo. Si comparamos el hundimiento del comunismo con una explosión atómica, diríamos que lo políticamente correcto constituye la nube radioactiva que sigue a la hecatombe.
—¿En qué consiste lo "políticamente correcto"?—Lo políticamente correcto consiste en la observación de la sociedad y la historia en términos maniqueos. Lo políticamente correcto representa el bien y lo políticamente incorrecto representa el mal. El summun del bien consiste en buscar en las opciones y la tolerancia en los demás, a menos que las opciones del otro no sean políticamente incorrectas; el summum del mal se encuentra en los datos que precederían a la opción, ya sean éstos de carácter étnico, histórico, social, moral e incluso sexual, e incluso en los avatares humanos.
Lo políticamente correcto no atiende a igualdad de oportunidades alguna en el punto de partida, sino al igualitarismo en los resultados en el punto de llegada.
—¿Quién lo inventó?—Nadie ha inventado lo políticamente correcto: nace como consecuencia de la decadencia del espíritu crítico de la identidad colectiva, ya sea esta social, nacional, religiosa o étnica.
—¿Quién lo practica?—
Lo políticamente correcto es de uso común entre los intelectuales desarraigados, pero como es contagioso, es normal que otras personas estén contaminadas sin que por ello sean conscientes de ello.
—¿Cómo podemos desintoxicarnos?—La desintoxicación es difícil, en la medida en que vivimos en un mundo en el que los media (y la palabra media es, en sí, un barbarismo políticamente correcto) han adquirido una importancia desmesurada y son precisamente éstos los encargados del contagio masivo. El primer remedio consiste en tomar conciencia de que lo políticamente correcto existe y que circula sobre todo a través de nuestro vocabulario. El segundo, sería tomar conciencia de que el "yo" forma parte de un "nosotros" y de que ese "nosotros" debe proteger al "yo" contra el "se dice..." políticamente correcto. El tercer remedio consiste en poner en práctica la conciencia de renuncia a toda terminología políticamente correcta y a las ideologías sobre las que se apoya. Por ejemplo, hay que decir "aborto" en lugar de "interrupción del embarazo", "sordo" en lugar de "deficiente auditivo", "vejez" en lugar de "tercera edad", "sinvergüenza" en lugar de "inadaptado". Un "docente" nunca llegará a ser un "maestro".
—¿Cuáles son los estragos producidos por lo "políticamente correcto"?—Consisten fundamentalmente en confundir el bien y el mal, bajo el pretexto de que todo es materia opinable.
Aparte de la nación, ¿cuáles son los blancos predilectos de lo "políticamente correcto"?—Los blancos predilectos son la familia, las tradiciones y, sobre todo, la creencia en ello, puesto que
para lo políticamente correcto solo hay una verdad y lo demás es falso.
—¿Cómo detectar a una persona "políticamente correcta"?—
Una persona políticamente correcta se considera a sí misma tolerante, pero no practica la tolerancia...
—¿Cómo evitar la contaminación?—Es verdad que lo políticamente correcto nos acecha y se presenta siempre con argumentos inocentes y de fácil asimilación. Se trata de rechazar su inocencia y repudiar esa facilidad de asimilación. Es necesario, asimismo, prevenirse contra el mimetismo de hablar como los demás. Repito aún a riesgo de parecer pesado, el vocabulario políticamente correcto es el principal vehículo de contagio. En cualquier caso, hay que afirmar que lo políticamente correcto es una fe débil y que, como tal, no resiste a una enérgica aplicación del espíritu crítico. No hay que ser sumisos a los sentimientos y opiniones generalizados: el espíritu contradictorio más obtuso vale siempre más que la aceptación liberal del pasto mediático.
Según ud., ¿cuáles pueden ser las consecuencias a corto y medio plazo del triunfo de lo "políticamente correcto"?—Lo políticamente correcto prepara el terreno de forma ideal para las operaciones de desinformación y para la expansión de la mundialización. Cuando todo el mundo crea que las verdades pueden ser objetos de truque, de que no existen ni verdades ni mentiras, el mundo estará preparado para recibir la misma propaganda, de participar de la misma pseudo-opinión pública fabricada para consumo universal. Y esta pseudo-opinión pública aceptará cualquier acción, incluidas las más brutales que indefectiblemente irán en beneficio de los manipuladores.

viernes, 16 de enero de 2009

LIBERTAD POLÍTICA

Escribo esta vez para cederle mi espacio a un artículo estupendo de Pilar Rahola. Periodista y política española catalana, incansable paladín de la libertad y de la salud democrática. Izquierdista, de aquella izquierda republicana, q por nuestra Argentina querida ya ni se vé. Crítica reflexiva de la realidad y de su propia escuela. Admirable personaje.

Esta maravillosa fémina ha visitado Israel decenas de veces, ha escrito centenares de notas y artículos, en los que ha condenado al terror islámico y a la patológica posición anti-israelí de la izquierda europea, que apesta de antisemitismo. Ha sido entrevistada y ha participado en miles de emisiones políticas en televisión, habiéndose hecho acreedora de una posición muy destacada en los medios de España y de Hispanoamérica. Así como tmb de una crítica asquerosa y falaz, hipócrita y dañina, como ésta foto q circula por los medios desd estos últimos días... desagradable, no??

La foto reza: "Si la veis, felicitadla: esta semana cumple 800 muertos". Vieron el paño rojo, con toda la fuerza de la simbología nazi e israelí juntas? Si eso no es aberrante, qué sí lo es?

Sin más preludios, como antedije, le dejo mi espacio a uno de sus artículos más recientes, en defensa propia y de todos aquellos q son difamados, golpeados, agredidos, denostados, vilipendiados, por seres q gritan y claman por la libertad sólo de unos, por la igualdad, a su medida, en contra de y a favor de, señalando con el dedo, reclamando derechos e impartiendo obligaciones, jueces de jueces, encumbrados en una superioridad moral q vaya a saber de dónde sacaron. Les suena esta gentuza... por casa cómo andámos???

Acomódense y lean.


La libertad escupida

Por supuesto, escribo por la herida, no en vano tengo el dudoso honor de ser blanco, junto con algunos otros colegas, de las iras de sectores organizados que, con la excusa de la defensa del pueblo palestino, están demonizando nuestro derecho a pensar distinto. Guardianes celosos del pensamiento único, y esclavos de su miedo a pensar en libertad, disparan contra el pianista para impedir cualquier posibilidad de reflexión crítica.

Lo confieso. Iba a titular este artículo de forma más contundente y explícita: "La izquierda fascista". Pero me ha frenado el sensato artículo de Lluís Foix, en La Vanguardia de ayer. Ciertamente, y como yo misma he escrito en ocasiones, hay que tener mucho cuidado con el uso de algunos grandes conceptos que han teñido de horror el pasado de Europa.

Foix habla del uso perverso del término genocidio para atacar la incursión militar de Israel. Yo, que coincido con él, cometería el mismo error si usara el término fascista para definir a los sectores que tengo la intención de analizar. El fascismo es un fenómeno ideológico con un largo historial de violencia y muerte y no es equiparable a nada. Y si es la expresión extrema y trágica de las ideas de derechas, no podemos olvidar que también existe la versión extrema y trágica de las ideas de izquierdas. Del fascismo al comunismo, todos convergen en el mismo gusto por tiranizar y matar. Dejemos, pues, las ideologías totalitarias para la memoria negra de la historia.

Como resulta evidente, sin embargo, que actualmente existen sectores de la izquierda que presentan tics inequívocamente intolerantes, y cuyo dogmatismo fanático impide la disidencia, a veces de forma violenta, también resulta fácil considerarlos fascistas de izquierdas. No caeré en la trampa, e intentaré considerarlos solamente intolerantes, incapaces de asumir dos actitudes fundamentales de la cultura de la libertad: el derecho a la disidencia y el derecho a no ser sospechoso por ejercerla.

Por supuesto, escribo por la herida, no en vano tengo el dudoso honor de ser blanco, junto con algunos otros colegas, de las iras de sectores organizados que, con la excusa de la defensa del pueblo palestino, están demonizando nuestro derecho a pensar distinto. Guardianes celosos del pensamiento único, y esclavos de su miedo a pensar en libertad, disparan contra el pianista para impedir cualquier posibilidad de reflexión crítica.

Sobre el conflicto de Palestina no se debate. Se imponen argumentos camuflados de solidaridad y pacifismo, y cualquier análisis que esté fuera de la ortodoxia progre es enviado a los infiernos de la maldad y de la complicidad asesina. Por supuesto, todo bien aliñado con campañas de difamación, insultos en todos los foros posibles, y algunas lindas amenazas.

Estos mismos que se manifiestan de forma gritona en las calles, levantando bondadosas banderas de solidaridad, son los mismos que nos atizan con esas banderas, en un intento burdo de hacernos callar porque pensamos distinto. Su intolerancia llega hasta el punto de intentar monopolizar, no solo la verdad del conflicto, sino también la defensa de la paz. Es decir, no sólo niegan el debate. También se creen con el derecho a considerarse "los buenos" de la tragedia que se vive en Tierra Santa, en un ejercicio pueril de maniqueísmo. Buenos palestinos y malos israelíes y resumen en blanco y negro un conflicto que hace 60 años que dura.

Por supuesto, los que tenemos opiniones más complejas sobre el rompecabezas de Oriente Próximo somos tildados de genocidas, cómplices de la matanza, y otras lindezas al uso. ¿Y si resultara que para defender la paz, se necesita un pensamiento más complejo? ¿Y si los enemigos de la paz, estuvieran en las filas que defienden? ¿Y si algunos palestinos lo tuvieran más claro que los papistas europeos que dicen defenderlos? ¿Y si Israel fuera la única alternativa real que le queda al pueblo palestino, cuando se libere de las ideologías que los oprimen? Ni contemplan la posibilidad de pensarlo, imbuidos de una pretendida superioridad ética que les permite negar toda opción que no sea la de su verdad bíblica. La superioridad ética de la intolerancia.

En este proceso de demonización de la disidencia, se ha llegado a momentos de pura locura. Por ejemplo, las manifestaciones de Madrid y Barcelona, donde los gritos de Allah Akbar, los pasamontañas y las pistolitas, los vivas a Hamas, las quemas de banderas israelíes y americanas y los grupos islamistas se manifestaban en buena compañía con 'L´estaca', los progres al uso y los pacifistas de toda la vida. Y con el propio conseller de Interior, en uno de los actos más vergonzosos de la historia de esta conselleria.

Como dicen algunos mossos, ¿cómo van a recibir información sobre islamismo radical por parte de otros servicios de inteligencia, si su propio conseller se manifiesta en tamaña compañía?

Dicen que se manifestaron a favor de la paz, pero se oyeron gritos de guerra. Dicen que se manifestaron a favor de la solidaridad, pero en la manifestación se repartieron revistas donde seis ciudadanos catalanes -Joan Culla, Vicenç Villatoro, Lluís Bassat, Miquel Sellarès, Pilar Rahola i Jaume Renyer- eran señalados con la diana de la maldad y la sospecha. ¿Ellos señalan, y quizás otros disparan? Por supuesto, recibirán la querella pertinente.

Y finalmente, dicen que se manifestaron a favor de Palestina, y solo oímos el ruido atronador del odio contra Israel. De tolerancia, nada. De solidaridad, con el ojo tuerto. Y de libertad, sólo el grito, usado para imponer el pensamiento único, y acallar las bocas disidentes .

Pilar RaholaLa Vanguardia. Barcelona. 14/01/2009

dejo un enlace de interés:
PILAR RAHOLA, OTRO ENEMIGO A BATIR

otro más:
http://www.pilarrahola.com/


jueves, 8 de enero de 2009

NEORREVISIONISMO HISTÓRICO en la CONQUISTA del DESIERTO, maniqueismo bien nuestro (arg)

¿por qué nos sentimos a veces tan tentados a aceptar relatos novelados en los que los derrotados o "los de abajo" aparecen como buenos e inocentes por el solo hecho de estar abajo y los poderosos son intrínsecamente malos por la única circunstancia, precisamente, de haber sido poderosos?

Esta pregunta la hago a partir de un debate muy interesante q se dio en el blog Relato del Presente, en el que, sin mayores intenciones del autor del blog, los comentaristas nos centramos en la Conquista del Desierto.

Al caso, todo ello significó para mí un excelente motivo para reflexionar sobre cierto maniqueísmo en la divulgación de nuestra historia, que se expresa de muchas formas: una de ellas es la reciente obsesión de algunos intelectuales e investigadores sociales por construirle a nuestro país un pasado "originario" del que carece.


Ya que el asunto no puede dejar de lado a Julio Argentino Roca, ello supone un más exaltado todavía maniqueísmo, ese mismo con que algunos divulgadores relatan la historia nacional.
Así tenemos la historia argentina protagonizada por "buenos" y "malos".

Los "buenos" serían la expresión del pueblo resistente, en general derrotado pero a veces victorioso y vuelto a derrotar por las fuerzas del "mal", el poder oligárquico de los ricos y poderosos amigos de los imperios que se empecinan en destruir a la joven Argentina, popular y plebeya.

¿Qué tal?

Pareciera como necesario convencer a la sociedad de que las cosas dependen de la "bondad" o la "maldad" de los personajes. Pero convengamos q la historia la hacen los seres humanos, imperfectos, egoístas.

Simplificar en Roca a un "genocida" es una falta de respeto a nuestra historia y a nuestra inteligencia, como también lo es calificarlo de "prohombre".

domingo, 4 de enero de 2009

LEGÍTIMA DEFENSA: CUESTIÓN DE PROPORCIONALIDAD

¿¿¿¿Qué tal si planteamos una postura objetiva, universal, sobre qué nivel de respuesta es el adecuado en los casos de legítima defensa en el contexto de los conflictos bélicos internacionales????

Ya que censuramos aquí y no allá, y sendas viceversas...

Del debate nacido a raíz del ataque de Israel a Gaza, previos cohetes, previas muertes, etc.; podríamos ver que nace una inevitable duda moral y política:

¿Cuál es la debida proporcionalidad que deben guardar las acciones defensivas frente a las agresiones ilegítimas de Hamás contra el territorio de Israel?

La idea es sincerarnos, sin centrarnos únicamente en el caso israelí, para concluir qué conductas autodefensivas están justificadas y cuáles no. Claro que es necesario diferenciar en este punto Estados y grupos Terroristas.. no vaya a ser que terminemos metiendo todo en la misma bolsa y antes que opinión fundada esto se convierta en la charla que sostenemos con el kiosquero del barrio cuando vamos a comprar el diario.

¿Cuál es el ratio de intercambio adecuado a la hora de responder proporcionadamente a un ataque?

Recordemos que si en este punto nos involucramos seguramente con cuestiones morales y si sensibilizados como estamos por los conflictos armados que día a día se traducen en víctimas israelíes y palestinas (y otros más); tenemos que en ese caso observar bien el tablero. Las circunstancias que hace años que signan las condiciones de estos pueblos, y por qué no, las responsabilidades occidentales y de la tan mentada y enseñoriada "comunidad internacional".


También es interesante recordar lo que acordó la Asamblea General de la ONU acerca de lo q es legítima defensa... sea lo q sea que pensemos acerca de este organismo y su accionar...



Gracias: http://www.asturiasliberal.org (article from Mario García)

sábado, 3 de enero de 2009

DE TeSORoS y MaÑAS!

Dejando a un lado tanta seriedad y queriendo empezar el año con otro espíritu, quizá más liviano, quizás...





¿Se percataron alguna vez, que la mayoría de las personas tenemos objetos que nos son muy preciados? Digo, no a todos en común, no al menos el tipo de objetos al que quiero referirme.

Hablo de aquellos pequeños tesoros que cada uno de nosotros tiene guardados con amor, adoración, con cierto celo y a veces secreto.

Por ejemplo, yo guardo con esmero y mucho cuidado "cositas". Dijes, brochecitos, ganchitos, aritos, arandelas, candados pequeños, botones, lo que sea... pero con una condición: tienen que ser objetos perdidos. De hecho, mis tesoros, los encontré caminando por ahí, en alguna vereda, calle, objetos abandonados a la buena de Dios en alguna plaza; sucios, incompletos, solitarios y sin dueño que los reclame.

Días como el de hoy, cada tanto y no mucho, reviso estas cositas mías, las limpio, las clasifico y con cariño las guardo junto a mi colección de muñequitos (de esos que vienen en los huevitos kinder)

Justamente, heme aquí pasándole limpiador de metales a algunos de mis preciados recuerditos de vaya a saber dónde,, preguntándome,


¿cuántos tendremos las mismas mañas? ¿qué guardarán lo que no celan lo mismo que yo?



Uds., díganme, ¿qué atesoran?


Claro que hay otro tipo de tesoros... colecciones diversas, adornos, ropa, botellas, platos, bijouterie, libros, y más! (no puedo evitar agregar que por los dos últimos que apunté tengo una particular predilección!)



¡¡Saludos a todos!! ¡y que tengan un muy buen fin de semana!

National Geographic POD