--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



for these times

A veces nos asalta una duda egoista...


"(...) cuando esos diferentes alcancen el poder y construyan un mundo diferente, ¿serán tan diferentes como para dejar que sigamos siendo diferentes de ellos?" ((H. Caligaris))

...................................................................................................................

jueves, 18 de diciembre de 2008

TOLERANCIA CERO

Estimados: comparto con Uds. un interesantísimo artículo de Jorge Cohen, que encontré en uno de mis sitios web favoritos: www.pilarrahola.com,

parece largo, pero estoy segura de que vale la pena. No Dejen De Leerlo!

Saludos!! y recuerden: aquí no hay intermediarios, no dejen de escribir. Yo después en otra entrada quiero abordar el tema desde otra perspectiva.




"TEORÍA DE LAS VENTANAS ROTAS"

En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Phillip Zim-bardo realizó un experimento de psicología social. Dejó dos autos abando-nados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California. Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada sitio.

Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser vandalizado en pocas horas. Perdió las llantas, el motor, los espejos, el radio, etc. Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no lo destruyeron. En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto. Es común atribuir a la pobreza las causas del delito.. Atribución en la que co-inciden las posiciones ideológicas más conservadoras, (de derecha y de izquierda). Sin embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí, cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable, los investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto. El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx, y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre.

¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario supuestamente seguro es capaz de disparar todo un proceso delictivo? No se trata de pobreza.


Evidentemente es algo que tiene que ver con la psicología humana y con las relaciones sociales. Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de au-sencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo. Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos cada vez peores se vuelve incontenible, desembocando en una violencia irracional.


En experimentos posteriores (James Q. Wilson y George Kelling) desarro-llaron la 'teoría de las ventanas rotas', misma que desde un punto de vista criminológico concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores. Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás.


Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen 'pequeñas faltas' (estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja) y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego delitos cada vez más graves. Si los parques y otros espacios públicos deteriorados son progresivamente abandonados por la mayoría de la gente (que deja de salir de sus casas por temor a las pandillas), esos mismos espacios abandonados por la gente son progresivamente ocupados por los delincuentes.


La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había con-vertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las es-taciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes.


Los resultados fueron evidentes. Comenzando por lo pequeño se logró hacer del metro un lugar seguro. Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de 'tolerancia cero'. La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas, no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana.


El resultado práctico fue un enorme abatimiento de todos los índices criminales de la ciudad de Nueva York. La expresión 'tolerancia cero' suena a una especie de solución autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien la prevención y promoción de condiciones sociales de seguridad.


No se trata de linchar al delincuente, ni de la prepotencia de la policía, de hecho, respecto de los abusos de autoridad debe también aplicarse la tole-rancia cero. No es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero frente al delito mismo. Se trata de crear comunidades limpias, ordenadas, respetuosas de la ley y de los códigos básicos de la convivencia social humana.

14/12/2008




PD: tema aparte, sé que el asunto de mi anterior entrada da para mucho, de hecho mi perspectiva fue más bien superficial y hasta irrisoria, prometo tratar el tema como se debe en otro post. Mientras tanto me quedo tranquila con saber q a algunos que conozco les saqué una sonrisa, y que a la mayoría les causé varias inquietudes que dieron lugar a numerosos e interesantísimos aportes que piden a gritos un desarrollo más profuso. Eso es todo! saludos!!!

7 comentarios:

  1. Muy buenas Jale,paso a saludarte y haré lo mismo con tu blog,darle una vuelta.Gracias por tu visita.
    Un Beso desde el Sur de España

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado la historia de los dos coches abandonados, es muy práctica y se puede aplicar tambien a las personas, cuando nos abandonamos, no cuidamos nuestra higiene, forma de vestir etc. tambien la imagen adecuada hace que respeten a cada uno.
    Con afecto

    ResponderEliminar
  3. gracias Luisa por pasar!! ya estaré visitando tu blog nuevamente!!!

    ResponderEliminar
  4. Icue: gracias por tu comentario. Sinceramente yo no había relacionado la historia con el descuido y el deterioro de las personas. Me parece un excelente punto de vista. Y justamente, no es una cuestión de apariencia, porq son coass q hacen a nuestra integridad y a nuestra forma de relacionarnos con el prójimo.

    Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  5. Para comprender estas cosas, me parece, resulta muy útil recordar que somos un mero bicho cuyo comportamiento colectivo tiene reglas propias que dominan aún al más libre de los hombres.

    ResponderEliminar
  6. Pau, sí, quizá.. el más libre de los hombres ha de luchar toda su vida para liberarse de todo lo q lo hace hombre si realmente quiere ser libre, y dejar de ser hombre... Los límites son un dilema en todo ideario de libertad. Complicado el tema,, y peor el punto de vista!

    ResponderEliminar
  7. Es muy interesante el artìculo. Ese fue - creo - uno de los pilares sobre los que se apoyò la "tolerancia cero" de Nueva York ( que vos mencionàs) y que en nuestro paìs se malogrò como experiencia porque siempre es presentada como "mano dura", falta de garantìas, exceso de represiòn, etc, cuando es - justamente - todo lo contrario. Es un sistema de calidad total en los pequeños ( y en todos los) detalles.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar

La opinión pública es más auténtica que la opinión publicada, NO HAY INTERMEDIARIOS

National Geographic POD